Buscar

¿Te cuesta tener un orgasmo con tu pareja?

Actualizado: 5 jul

Para poder comprender el por qué no llego al orgasmo con mi pareja o por qué no consigo correrme con mi pareja, hacen falta unas gafas que nos permitan contemplar un contexto biopsicosocial.


HIGHLIGHTS



Para comprender "por qué no consigo correrme con mi pareja", hacen falta unas gafas que nos permitan contemplar un contexto biopsicosocial (una lista de factores que pueden frenarnos y/o acelerarnos al orgasmo con la pareja).


  1. Suena absurdo pero aquello que podría alejarte de tener un orgasmo con la pareja es la búsqueda incesante e imperiosa de tener un orgasmo con la pareja.

  2. El orgasmo no es el objetivo final del sexo: es un platillo más del menú.


 




¿Te cuesta tener un orgasmo con tu pareja?


Cuando hablamos de “tener un orgasmo”, no puedo detenerme a pensar en todas las películas, novelas e inclusive anécdotas de amigas que comentan con lujo de detalle esas experiencias explosivas y mind-blowing en cada práctica sexual que tienen con alguien. Sin embargo, ¿qué pasa con todas las otras personas que no siempre –o simplemente parece imposible– tener orgasmos con su pareja? ¿Por qué no consigo correrme con mi pareja?


Técnicamente hablando, la Sexología Clínica encasilla a este fenómeno –no tener un orgasmo con tu pareja– en dos posibles términos:


  1. Anorgasmia –dificultad de tener orgasmos con o sin parejas–;

  2. Brecha del orgasmo femenino –dificultad de tener orgasmos con una pareja cis-heterosexual–.


Ahora, estadísticamente hablando, una revisión de 34 estudios (Cabello, 2008) señalan que la anorgasmia femenina oscila entre 20 y 50 por ciento en las personas estudiadas. Esto significa, por un lado, entre el 5 y 40 por ciento de las mujeres españolas que sufren de anorgasmia; y por el otro lado, en países latinoamericanos como México, el 80% de las mujeres del sector rural y el 40 por ciento de las mujeres en las ciudades sufren de anorgasmia (Primera Encuesta Nacional sobre Sexo, 2006).





Mientras que la Brecha del orgasmo femenino, de acuerdo con la Dra. Fabiola Trejo, se trata de la ausencia del orgasmo en la mujer dentro de una práctica sexual con un hombre cisheterosexual. ¿Por qué…?


“[L]os hombres en México están teniendo en promedio 20% más orgasmos que las mujeres por encuentros heterosexuales y esto no se debe a la naturaleza del cuerpo de las mujeres, pues existe evidencia de que cuando las mujeres se masturban, o tienen encuentros sexuales con otras mujeres, esta brecha desaparece.


[...] En las relaciones sexuales que establecemos hoy en día, ¿quién es el principal beneficiario?, ¿quién está disfrutando más? Y, ¿quién tiene derecho al placer? Las desigualdades de género no sólo están en nuestros salarios, en las políticas públicas, en la educación o en los derechos; las desigualdades sociales las llevamos hasta la cama y es necesario analizar la brecha del orgasmo porque mientras sigamos ignorando y manteniendo intocable el placer sexual de las mujeres bajo la falsa creencia de que es normal que sea difícil, normal que no lo sintamos y que no lo deseemos, la sexualidad y el cuerpo de las mujeres seguirá encadenado a los deseos, necesidades y placeres de lo masculino.”


Con esto quiero decir que la razón por la cual no tienes un orgasmo con la pareja o no consigues correrte con tu pareja es muchísimo más compleja de lo que un diagnóstico puede presumir. Por lo que invito a desmenuzar el malestar, comprenderlo y validar sus necesidades. Darle amorcito sabrosón para brindar un mayor bienestar y salud sexual plena y comprender por qué no consigo correrme con mi pareja.




Cómo llegar al orgasmo con mi pareja | blog psicóloga Maria Jose CA


¿Por qué no llego al orgasmo con mi pareja?


Sí, definitivamente. Esta es una de las preguntar más frecuentes que recibimos les sexólogues a la otra de hablar sobre prácticas sexuales heterosexuales: “¿por qué no llego al orgasmo con mi pareja?”. Es más, una de las preguntas más buscadas en Google es: “¿por qué no consigo correrme con mi pareja?”


¿Y saben qué es lo peor de todo? Es que en la academia y en la evidencia científica existe MUY poca información al respecto. Sin embargo, la expertise en clínica nos permite observar a los vínculos sexoafectivos y al principio del placer desde diferentes focos de atención.


Para poder comprender el por qué no llego al orgasmo con mi pareja o por qué no consigo correrme con mi pareja, hacen falta unas gafas que nos permitan contemplar un contexto biopsicosocial. Es decir, observar e identificar cuáles son los factores que nos frenan y/o nos aceleran al orgasmo con la pareja. Tales como:


  • Entorno sociocultural, con inputs o estímulos constantes y contradictorios en los medios de comunicación, la cultura y la familia de lo que es ser sexy, un ser sexual, el sexo en pareja y el orgasmo en pareja. ¿Recuerdas qué te dijeron tus padres sobre el sexo, cuáles fueron las escenas de películas sobre el orgasmo en la pareja que más se quedaron marcadas en tu memoria, o imágenes en las revistas o anuncios sobre lo que es ser sexy y un ser sexual?

  • Entorno interpersonal entre tu pareja y tú. Muchas parejas que llevan conviviendo juntas durante más de dos años seguidos, suelen experimentar una baja de deseo sexual y de prácticas sexuales. Esto se debe a muchísimos factores que se conjuntan, pero lo que todas comparten es cómo se llevan a lo largo del día, de la semana, del mes, del tiempo que pasan juntos. Puedes preguntarte lo siguiente: ¿tú tendrías sexo con alguien con quien te acabas de pelear y no sientes que se hayan reconciliado?

  • Sincronía sexual. A veces, con la pareja no hay una sincronicidad por la educación sexual recibida. ¿Te ha pasado que la pareja espere pasar directamente a la penetración y que con ello tengas un orgasmo asap? Novedad: las mujeres no siempre tienen orgasmos a través de la penetración, a no ser que se esté estimulando directamente el clítoris.

  • Historia de vida personal. Mi papá solía decir que “Cada quién cuenta como le fue en la feria”. A veces, el cómo hemos vivido nuestra sexualidad –que incluye identidades, afectividad (que incluye el tipo de apego), reproductividad, erotismo…– puede influir en cómo experimentamos el sexo con la pareja. ¿Te ha pasado que hay ocasiones traes un montón de cosas en la cabeza –como miedos, flashbacks, anhedonia o ausencia de sensaciones, la lista del súper…– que no te permiten concentrarte en las sensaciones que estás experimentando durante el sexo?

  • La condición física del cuerpo. Con esto no quiero decir específicamente que debamos entrenar cardio para tener una mayor resistencia en la práctica sexual –que no lo negaré, sí, ayuda–. Pero algunas personas con vulva suelen experimentar dolor físico durante la penetración derivado a trastornos como vulvodinia, debilitamiento o contractura del suelo pélvico, entre otros.

  • La experiencia intrapersonal –o reacciones internas de los eventos externos–. Una de las experiencias intrapersonales es la “Velocidad de criterio”. ¿Te ha pasado que cuando estás teniendo sexo y quieres llegar a tener un orgasmo y no lo consigues, simplemente te frustras y te hartas y te decepcionas? Nuestro criterio se frustrará si:


  • Nos requiere más esfuerzo y tiempo de lo que esperábamos para conseguir un orgasmo

  • Hay una expectativa muy elevada sobre el objetivo –el tener un orgasmo estilo películas o novelas eróticas–

  • Notamos que el progreso hacia el orgasmo nomás no nos acerca o está a puntito pero no llega ese tan esperado orgasmo.


Todo esto para compartirte que el orgasmo no es un botoncito on/off que con tocarlo ya llegan las luces, cohetes y petardos. No, pues no. Ahí como dicen en el documental de Las muertes chiquitas (Sallarès, 2013) sobre la sexualidad en mujeres de pueblos originarios en México, “El orgasmo, como la tierra, es de quien lo trabaja.”






¿Cómo llegar al orgasmo con mi pareja?



Bueno, bueno. Ya hablamos de qué influye en el deseo y la excitación eroticofestivos, y esto nos puede promover acercarnos o no al orgasmo. Así que es hora de hablar del “orgasmocentrismo”, sí, otra palabrota que se antoja posmoderna pero no lo es.


Suena absurdo pero aquello que podría alejarte de tener un orgasmo con la pareja es la búsqueda incesante e imperiosa de tener un orgasmo con la pareja. ¿Te imaginas qué pasaría si dejaras de poner en el centro el orgasmo con la pareja como un “debería”? Generalmente, lo que comparten las pacientes y cientos de mujeres que han participado en estudios al respecto, es que empiezan a disfrutar del sexo con su pareja considerando al orgasmo en un platillo disponible más en el menú de las prácticas eroticofestivas.


Yo aquí te dejaré consejos y recomendaciones para que puedas disfrutar de las prácticas sexuales con tu pareja, que ojo, te podrán ayudar para tener (o no) a gozar del orgasmo con la pareja:


  1. Olvídate del “debería”. Piensa que ese pensamiento “Debería tener un orgasmo con mi pareja” o “Debería de tener más sexo con mi pareja” es una enorme piedra en tu camino y llevas horas tratando de empujarla para quitarla de en medio. En vez de seguir empujándola, ¿cómo ves de dejarla ahí, rodearla y seguir tu camino?

  2. Reflexiona qué [factor/es] está activando tus frenos. ¿El estímulo es el adecuado en el contexto apropiado? ¿Traes varias preocupaciones en mente o hay algo que bloquea la intimidad –emocional o sexual– con la pareja?

  3. Mastúrbate y compártelo. La autoerotización es la mejor manera de saber qué y cómo te gusta el sexo. Compartirlo con la pareja facilitará que ella sepa cómo y dónde y cuándo acompañarte en tu placer. Ojo, mucho ojo: esto no significa que estés engañando a tu pareja.

  4. Objetivo realista. Muchas mujeres que han visto porno mainstream quieren tener orgasmos como las actrices porno –quienes, por cierto, actúan el orgasmo–. Y muchas de las posiciones con las que actúan orgasmear son posiciones que dificilmente estimulan las zonas erógenas encargadas del orgasmo femenino. Por eso incentivamos la recomendación número 3: mastúrbate y compártelo.






5. El orgasmo como un platillo más del menú y no como el plato fuerte. Imagina lo siguiente: cuando vas con prisas para llegar a tiempo al trabajo o a una cita importantísima, suele pasarte las mil y un adversidades –se te olvidan las llaves, hay muchísimo tráfico–, estás irritable/de y ni te fijas en el camino porque sólo tienes en la mente el objetivo de llegar del punto A al punto B. Ahora, imagina esto otro: cuando vas sin prisas y sin objetivos claros, disfrutas del camino escuchando a los pajaritos de los árboles, notas detalles en la calle que antes no te habías fijado y hasta llegas al sitio feliciana de la vida. Así pasa con el sexo y el orgasmo. En otras palabras, ¿Qué arruina al sexo? Que el orgasmo sea el objetivo final.


Y si después de todo este tocho, tienes más dudas – déjame aquí abajo tus comentarios para que pueda responderte. Recuerda que gran parte de la experiencia eroticofestiva se ve influenciada por la salud emocional y mental. Acercarte a una especialista en salud mental y sexual, siempre será una garantía para mejorar tu calidad de vida.


Si te gustó esa información y crees que podrá ser útil para alguien, no te olvides de compartirla con esa(s) persona(s). Ayúdame a llegar a más personas con información que cura. Conviértete en una experta en tus orgasmos.



Descubre más @mj.castaneda.aguirre

Cómo elegir tu 1º juguete erótico